“Los componentes Procesales del Proceso Enseñanza Aprendizaje

Título: “Los componentes Procesales del Proceso Enseñanza Aprendizaje.”
Autores: Dra. Alicia del Rosario Ramírez Pérez.
Especialista de Primer Grado en Medicina General Integral.
Máster en Longevidad Satisfactoria.
Profesor Instructor.
Dr. Rogel Galván Ramírez.
Especialista Primer Grado en MGI.
Profesor Instructor.
Lic. Yosvel Curbelo Pérez.
Profesor asistente.
Investigador Agregado.

Resumen:
En el presente trabajo desarrollaremos la búsqueda de todo los componentes procesales que están presentes en el proceso enseñanza aprendizaje (PEA), teniendo en cuenta que ésta desempeña una función actualizadora, orientadora, metodológica y educativa, en la misma el docente abordará los aspectos esenciales y más complejos del contenido que se trate, con alto rigor científico y basados en los principios interactivos, en métodos o técnicas más importantes con vista a un dominio posterior por los estudiantes y relacionar los conocimientos teóricos prácticos por lo que debe ser preparado por el tutor de forma cuidadosa tanto por su contenido como en su aspecto metodológico.

Introducción:
El proceso de perfeccionamiento de la Educación Superior Cubana se fundamenta en la necesidad de formar un tipo de profesional capaz de dar respuesta a las exigencias de las demandas sociales de la época contemporánea, caracterizada por el desarrollo ininterrumpido de la Revolución Científico-Técnica, realidad ésta que establece una íntima relación con las características socio-políticas o condiciones nacionales concretas de la sociedad, por lo que se evidencia la necesidad de garantizar un egresado de perfil amplio con una sólida formación teórico-práctica capaz de formarse como especialista durante toda su vida, por lo que resulta indispensable orientar adecuadamente los componentes procesales que conforman el PEA para tener una herramienta de estudio a la hora de conformar metodológicamente cualquiera de las formas de la enseñanza, así como exponer la interrelación existente entre ellos.

Desarrollo:
La Pedagogía es una ciencia con su especificidad y su correspondiente objeto de estudio que es la educación como un proce¬so conscientemente organizado y dirigido. Estudia las leyes de la dirección del proceso pedagógico, determina los fundamentos del contenido y de los métodos de la educación, la instrucción y la enseñanza (1-3), donde el para qué, el qué y el cómo enseñar constituyen una unidad desde el punto de vista didáctico e ideológico; unidad de la cual depende la respuesta que la Universidad da a las exi¬gencias de la sociedad. (4)
Los principios didácticos o principios del proceso de enseñanza-aprendizaje son catego¬rías didácticas que definen los métodos de aplicación de las leyes de la enseñanza en co¬rrespondencia con los fines de la educación e instrucción, ellos determinan y definen el contenido, los métodos y la organización de la enseñanza y representan una guía para la ac¬ción de los profesores, o sea, son las condi¬ciones didácticas esenciales que fundamentan pedagógicamente todas las ac¬ciones de la organización y realización del proceso docente-educativo (5) y por todo lo cual se se¬ñala su carácter directriz, además presentan las ca¬racterísticas de ser: Generales, fundamentales, esenciales, obligatorios y sistémicos, es por ello que su estudio y aplicación diaria y sistemática por el personal docente es una condi¬ción y requisito primordial para lo¬grar una correcta comprensión, aplicación e interacción de los diferentes componentes del proceso docente-educativo, con el fin garantizar su eficiencia y alcanzar con calidad los objeti¬vos educativos e instructivos propuestos.(6) Dada la importancia que tiene el principio de la vinculación del estudio y el trabajo en la educación superior se incorpora a este sistema, evidenciándose que el mismo es la «herramienta pedagógica» con que contamos para la formación con la calidad requerida de los profesionales. (7- 9)
El proceso docente-educativo para que sea efectivo hay que analizarlo en sistema (los objeti¬vos, el contenido, los métodos, los me¬dios y la evaluación); evaluar sus componentes, funciones, interrelaciones e interdependencia, las entradas y salidas y su mecanismo autorregulador (10); la suficiencia del proceso se expresa en graduados capaces de cumplir con máxima calidad el encargo social que le plantea la sociedad. (11)
Estos elementos establecen una rela¬ción lógica de sistema, donde los objetivos son la categoría rectora, pues expresan la transformación planificada que se desea lo¬grar en el educan¬do, en función de la imagen del profesional o especialista, y por lo tanto, determina la ba¬se concreta que de¬be ser objeto de asimila¬ción. Ellos se pueden clasificar de acuerdo con el grado en que aspiran a modificar la personalidad del educando es decir de su función, en este sentido existen los objetivos educativos que son aquellos que están dirigidos a lograr transformaciones trascendentes en la personalidad de los educandos tales como convicciones y capacidades, y existen otros, los instructivos que están vinculados con el dominio por los estudiantes del contenido de la asignatura (12). En general los objetivos se definen como el modelo pedagógico del encargo social (5), cuyo mecanismo autorregulador le corresponde a la evaluación, tanto del aprendizaje, como de cada uno de los componentes del sistema y del sistema en general. La evaluación es además el ins¬trumento de control de la calidad del producto resul¬tante del proceso docente-educativo, medible mediante instrumentos evaluativos. (10) (11) (13)
La estructuración de los objetivos de estudio debe realizarse como un conjunto aplicable a todas las variantes posibles vinculadas a la vida, a la futura actividad que tiene como finalidad compactar el contenido de forma que sea profesional, lo cual permite, elevar la eficiencia del proceso, considerado como variante fundamental al método deductivo en función del desarrollo del pensamiento teórico-sistémico del estudiante. (14) Un proceso de enseñanza correctamente estructurado tiene que dar respuesta a las interrogantes ¿Para qué enseñamos? ¿Qué enseñamos? y ¿Cómo enseñamos? ya expresadas, donde el profesor organiza y dirige el proceso enseñanza-aprendizaje, para lograr la adquisición de habilidades y conocimientos en los educandos. (2) Además es fundamental definir los objetivos y los contenidos, precisar como hay que enseñar, cuál debe ser el montaje correcto de la asignatura(que métodos tener en cuenta);donde el alumno, de acuerdo a la orientación que recibe, dirige su actividad hacia un objeto de estudio determinado (tarea docente), realizando un conjunto de operaciones o micro acciones donde el objetivo, el motivo y el producto de la habilidad (o acción) pueden o no coincidir. Cuando el estudiante posee los medios y los recursos necesarios para actuar sobre el objeto de estudio es que se alcanza el producto deseado como resultado del proceso de enseñanza. El objetivo final del proceso de asimilación es la interiorización de los contenidos los cuales se alcanza cuando se produce la transformación de las características primarias de la habilidad (acción). (2) (9)(15) Este proceso no puede desarrollarse sobre una base memorística sino, por el contrario, el estudiante debe aprender trabajando (mediante la ejecución de acciones o habilidades concretas).(15) En este sentido la Psicología Pedagógica ofrece entre sus principios metodológicos el principio de la actividad, que constituye un fundamento científico esencial de la Teoría del aprendizaje y el principio de la comunicación, como un nivel de análisis fundamental, que permite entender postulados esenciales a tener en cuenta en el desarrollo humano. (2) (16)
Los objetivos del proceso enseñanza-aprendizaje no tienen que ser limitantes. Si se sitúa al estudiante ante tareas docentes que se desplieguen en preguntas que lo lleven a la comprensión, valoración, análisis, interpretaciones, predicciones, inferencias, dar evidencias para respaldar hipótesis y pensar en forma divergente (llegar a varias respuestas correctas) difícilmente se puede hablar de una enseñanza limitada. Considerar a los objetivos en la dimensión antes expresada, como elemento esencial en el proceso enseñanza-aprendizaje facilita tanto al profesor como a los estudiantes cual es el fin a obtener para un buen aprendizaje, y en última instancia, para una buena formación, considerando así que para enriquecer el sistema de habilidades lógico intelectuales hay que tener en cuenta las habilidades ético-reflexivas de comprender y valorar, por la significación que las mismas poseen en las profesiones de la salud y en el ejercicio de los métodos que la sustentan. (9)
El éxito del proceso docente depende, en gran medida, de la correcta dirección de la actividad cognoscitiva de los estudiantes como aspecto formativo, donde ocupan un lugar destacado los métodos de enseñanza, estos se pueden definir como el sistema de acciones sucesivas y conscientes del profesor, que tiende a alcanzar un resultado que se corresponde con el objetivo trazado y provocar determinadas acciones y modificaciones en los educandos. (2)
Esta importante categoría didáctica ha motivado en el curso del desarrollo de la Pedagogía la publicación de numerosas obras, la polémica entre distintos criterios con respecto a su definición y clasificación, así como la búsqueda de nuevas posibilidades que conduzcan a una dirección más efectiva del proceso docente-educativo. La pedagogía contemporánea de avanzada sitúa al método de enseñanza en su justo lugar, al expresar su relación con el objetivo, el contenido y las formas de organización de la enseñanza. (9) (17)
Mientras que el objetivo y el contenido son elementos decisivos para la concepción del proceso de enseñanza, el método resulta esencial para que esta concepción llegue a ser un hecho. (18)
Es necesario tener en cuenta que para elevar la calidad de la educación superior no basta con la aplicación de nuevos planes y programas de estudio que posean un alto nivel científico, si se mantiene métodos que no están en correspondencia con las nuevas exigencias planteadas (17- 21), aquí es donde juega un papel importante los medios de enseñanza, considerándolos como los elementos que le sirven de soporte material a los métodos de enseñanza (sean estos instructivos o educativos) y que junto con ellos posibilitan el logro de los objetivos planteados, su papel radica esencialmente en establecer los vínculos entre los niveles sensoriales racionales del conocimiento, entre lo concreto y el pensamiento abstracto; es así donde puede ayudar realmente al aprendizaje de los estudiantes. (10)
Para poder utilizarlos adecuadamente es imprescindible tener un profundo dominio de la base metodoló¬gica general que sustenta su uso en cada una de las formas organizativas, el pleno conocimiento de sus posibilidades y limitaciones, así como la concepción sistémica necesaria a la hora de concebirlos, producirlos, utilizarlos y vincularlos a los demás componentes del proceso docente. (10)
Los propios objetos de estudio del proceso del trabajo, el hombre sano o enfermo, una pieza anatómica, un animal, por ejemplo, se convierten en recursos para la enseñanza-aprendizaje si se emplean en una actividad docente para permitir la mejor comprensión, estudio y tratamiento de un contenido, tema o problema en cuestión. Y en ello adquiere una nueva dimensión la ética pedagógica y la ética médica contemporáneas, en estrecha interacción e interdependencia, al surgir y vincularse los currículos, con los problemas de salud de la población y la práctica médico-social, y donde los métodos de enseñanza-aprendizaje se interrelacionan y corresponden con los métodos del trabajo profesional. (10)
Con el presente trabajo podemos arribar a las siguientes consideraciones:
• El objeto de estudio de la didáctica como ciencia es el proceso de enseñanza aprendizaje.
• El proceso enseñanza-aprendizaje es un acontecimiento socio-histórico contextualizado, por lo que se hace necesario vincular pensamiento científico con el pensamiento histórico-cultural, para lograr una enseñanza que supere los marcos del saber científico-técnico.
• La interrelación entre los componentes procesales del proceso enseñanza aprendizaje, así como del uso de métodos reproductivos y productivos indistintamente, deben ser utilizados oportunamente para facilitar la consolidación de los conocimientos previamente adquiridos.
• La sintetización del conocimiento científico y la enseñanza problémica permiten realizar una formación integral en los estudiantes uniendo diferentes esferas del saber, superando los supuestos límites entre la ciencia y las humanidades.
• Los métodos problémicos por su esencia y carácter educan el pensamiento independiente y desarrollan la actividad creadora de los estudiantes; aproximan la enseñanza a la investigación científica.

Bibliografía:
1. Leontiev AN. Actividad, Conciencia y Personalidad. ed. Pueblo y Educación: La Habana; 1981.p. 82-100.
2. Rivera N. Fundamentos Metodológicos Del Proceso Docente-Educativo. El Modelo de la actividad. En: Proceso enseñanza aprendizaje: Lecturas seleccionadas. [CD Maestría de Educación Médica] La Habana; 2002.
3. Salas Perea RS. Evaluación del aprendizaje. En: La evaluación en la educación superior contemporánea. Biblioteca de Medicina. Volumen XXIV. [CD Maestría de Educación Médica] UMSA: Bolivia; 1998.
4. Salas Perea RS. El proceso docente. En: Educación en salud: competencia y desempeño profesionales. [CD Maestría de Educación Médica] La Habana: Ciencias Médicas; 1999.
5. Álvarez CM. La didáctica como ciencia. Su objeto. Los objetivos de la enseñanza. Enfoque sistémico de la didáctica en la educación superior. En: Fundamentos teóricos de la dirección del proceso docente educativo en la educación superior cubana. MES, 1989. [CD Maestría de Educación Médica] La Habana; 2002.
6. Talizina NF. Psicología de la Enseñanza. ed. Progreso: Moscú; 1988.
7. Wilson AR, John RC, Michael BW. Fundamentos Psicológicos del Aprendizaje y la Enseñanza. ed. Arroyo SA: España; 1978.
8. Woolfolk EA. Psicología Educativa. Prentice-Hall Hispanoamericana SA: México; 1996.
9. Barrios Osuna I. Pensamiento médico y ética clínica contemporánea. Rev Cuadernos de Bioética 1998; 9 (33): 123 – 143.
10. Salas Perea RS. La educación superior y los recursos para la enseñanza-aprendizaje. En: Los medios de enseñanza en la educación en salud. Biblioteca de Medicina. Volumen XXIII. [CD Maestría de Educación Médica] UMSA: Bolivia; 1998.
11. Salas Perea RS. Evaluación de la competencia profesional. En: La evaluación en la educación superior contemporánea. Biblioteca de Medicina. Volumen XXIV. [CD Maestría de Educación Médica] UMSA: Bolivia; 1998.
12. Rivera Michelena N. Clasificación de los objetivos. Material de estudio de la Maestría en Educación Médica. En: Proceso enseñanza aprendizaje: Lecturas seleccionadas. [CD Maestría de Educación Médica] La Habana; 2002.
13. Salas Perea RS. Los instrumentos evaluativos. En: La evaluación en la educación superior contemporánea. Biblioteca de Medicina. Volumen XXIV. [CD Maestría de Educación Médica] UMSA: Bolivia; 1998.
14. Rivera Michelena N. Los objetivos en la educación médica superior: Concreción sociedad – problemas de salud. En: Proceso enseñanza aprendizaje: Lecturas seleccionadas. [CD Maestría de Educación Médica] La Habana; 2002.
15. Rivera N. Un sistema de habilidades para las carreras en ciencias de la salud. En: Proceso enseñanza aprendizaje: Lecturas seleccionadas. [CD Maestría de Educación Médica] La Habana, 2002.
16. Talizina NF. Fundamento de la enseñanza en la educación superior: Universidad de la Habana; 1985.
17. Gary Calzada M, Rivera Michelena N, Barrios Osuna I. Aplicación de enfoques bioéticos en las ciencias básicas. Rev Cuadernos de Bioética 1997; 8 (29).
18. González Rey F. Comunicación, personalidad y desarrollo. ed. Pueblo y Educación: Ciudad de la Habana; 1995.
19. Ilizástigui Dupuy F. Intervención en la Mesa Redonda: Las bases humanísticas, éticas y sociales de la medicina contemporánea. Material mimeografiado. Taller Nacional La Ética Clínica en las Instituciones de Salud [CD Maestría de Educación Médica] Cuba; 1998.
20. Ilizástigui Dupuy F, Rodríguez Rivera L. El Método Clínico. Filosofía y Salud. Segunda Parte. [CD Maestría de Educación Médica] MINSAP: Cuba; 1994.
21. Rivera Michelena N. Enfoque psico-pedagógico del proceso docente. Su impacto en el desarrollo de la personalidad. Material mimeografiado. [CD Maestría de Educación Médica] CENAPEM: Cuba; 1998.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.