Educación y Salud siguen dando de qué hablar en Chile

Maykel González González

Diario Granma

http://granma.co.cu/2012/10/11/interna/artic14.html

 

SANTIAGO DE CHILE.— Chile extiende las protestas porque cuando no se escucha a un pueblo descontento por años no se le puede ordenar silencio y esperar sencillamente a que calle.

Lo constatan los estudiantes secundarios, universitarios y representantes de otros sectores sociales que marcharán por las calles de su capital otra vez como expresión de reclamo por el presupuesto de educación en Chile, sobre todo, por los fondos destinados a la enseñanza pública.

Tuvieron que negociar para que la Intendencia Metropolitana les autorizara manifestarse a partir de las 18:00 hora local (21:00 GMT) de este jueves, de acuerdo con la solicitud de los estudiantes para que los trabajadores pudieran participar luego de su jornada laboral, aunque en realidad, los desacuerdos no vienen con horarios.

Hay que destacar que la ruta aceptada por las autoridades excluyó la emblemática Alameda, que ya los auspiciadores de la marcha habían incorporado a su recorrido.

«Es hora de cambiar las lógicas, no se puede seguir entregando dinero a un saco roto, el Gobierno anuncia fondos estrambóticos para educación, pero aplicando la misma receta de hace 30 años»,

expresó Gabriel Boric, el presidente de la Confederación de Estudiantes de Chile, en conferencia de prensa junto a otros líderes estudiantiles y de la salud, otro sector que exterioriza su insatisfacción con las gestiones del gobierno.

Otra voz demandante, la de Gabriela Farías, presidenta de la Federación de Profesionales del sector, expuso que la educación y la salud son derechos sociales esenciales los cuales no deben ser conculcados por ningún gobierno, e instó a la ciudadanía a salir a la calle a defenderlos.

Por su parte, trabajadores de la salud de Chile intentan persuadir al Gobierno para que los fondos dedicados a ese sector paren de colmar los bolsillos en los hospitales privados y se envíen a las instalaciones públicas.

«Ello significa que el dinero que podría utilizarse en mejorar la salud de los ciudadanos más pobres, finalmente se va a las clínicas, a las compañías de seguro médico, al mundo privado», explica Gabriela Farías, presidenta de la Federación de Profesionales Universitarios de los Servicios de Salud (Fenprus)

«Nuestra exigencia es que los presupuestos vayan adonde realmente son necesarios, a los hospitales, a los servicios de salud, a los consultorios de atención primaria, donde el ciudadano común necesita atención, necesita los especialistas, necesita más recursos», añadió.

Las cifras dadas a conocer recientemente por el subsecretario de Redes Asistenciales, Luis Castillo, indican que el presupuesto de salud para 2013 se incrementará en 5,6 por ciento respecto del año anterior, y totalizará unos nueve mil 500 millones de dólares.

Con respecto a la Educación, días atrás el presidente Sebastián Piñera, tal vez uno de los hombres más adinerados de su país, de acuerdo la revista Forbes, anunció los montos principales del proyecto de presupuesto del Estado para 2013, con un aumento de mil 200 millones de dólares en ese sector. No obstante, el mutismo parece bien distante de muchas bocas chilenas, sin que los versados sepan qué cifra atribuirles.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.