Enfoque Creativo del Proceso Docente Educativo

Enfoque Creativo del Proceso Docente Educativo
Dra. Irina Clara Delgado Varela, (1) Dra. Carmen Niurka Piña Loyola, (2)

1 Especialista de I Grado en Medicina General Integral. MSc en Enfermedades Infecciosas. Profesora Instructora. Policlínico
Capitán Roberto Fleites. Villa Clara.
2 Especialista de II Grado en Embriología. MSc en Educación Médica. Profesora Auxiliar. Facultad de Ciencias Médicas de Cienfuegos.
La creatividad es el proceso autorrenovador del individuo en actividades seleccionadas para el logro de resultados significativos; es un proceso que involucra a la persona en su totalidad: capacidades, emociones y discernimientos para el creador.1
La definición más común de la creatividad la hace coincidir con la capacidad de aportar algo hasta entonces inexistente, aunque no pocos autores sostienen que no es una capacidad, sino un proceso psicológico por medio del cual se crean nuevos y útiles productos.
El proceso de alcance de la creatividad está conformado por un conjunto de procesos cognitivos y motivacionales que incluyen la percepción, el recuerdo, el pensamiento, la imaginación, la decisión, etc. Por eso es un acto de profundización intelectual, con la posibilidad de vinculación al proceso docente educativo. Este proceso brinda al estudiante la posibilidad de penetrar por una vía correcta en las profundidades de la ciencia a través de las acciones y conceptos más importantes; pero a la vez penetrando en los problemas teóricos de la misma, en sus adelantos.
La educación es un elemento de suma importancia social para la consecución de un profesional creativo, con aceptación de lo nuevo, con pensamiento flexible e innovador, capacidades que pueden formarse, alcanzarlas requiere entrenamiento, aprender a profundizar en la búsqueda, despertar las potencialidades que ignoramos existe en nosotros mismos.
¿Qué debemos tener en cuenta para desarrollar procesos docente – educativos estimuladores de la creatividad?

– Las tendencias de la Educación Superior: que destacan la perentoria necesidad de renovar los modelos educativos para preparar profesionales que respondan a la concepción de aprender a aprender y aprender a emprender y que satisfagan los requerimientos del desarrollo social.

– El desarrollo de habilidades prácticas para la comunicación y los trabajos en grupo como vía para solucionar problemas profesionales.
– El desarrollo de capacidades vinculadas al desempeño de la profesión.
– Mentalidad de cambio, flexible, interactiva.
– Formación socio – humanista y de valores.

Hay que entrenar no tanto la memoria como la capacidad de resolver independientemente tareas que requieren de juicios, pensamientos, planteamientos y soluciones ilimitadas siempre nuevas de tareas y problemas.2
La educación intelectual se orienta esencialmente al desarrollo de la inteligencia y de las capacidades generales del pensamiento del educando; el interés cognoscitivo que se despierta en los estudiantes durante el proceso docente educativo y su aplicación práctica es resultado de una acertada dirección pedagógica por parte de los profesores y es la base fundamental de la creatividad. Si los profesores no estimulan sistemáticamente la actividad creadora, los estudiantes no mostrarán curiosidad y afán de conocimientos ante el impetuoso desarrollo científico técnico.3
La creatividad en los profesores constituye un factor importante para su desempeño. Se sabe que entre las principales fuentes para enriquecer la misma se encuentra: la experiencia profesional, la cultura, la erudición general y ciertos métodos científicos y pedagógicos. Aunque cada una de estas fuentes presenta una significación subjetiva diferente para cada persona. Dicha competencia se completa con elementos relacionados con la comprensión del contexto social y de las personas circundantes; con la capacidad de influir sobre los otros para alcanzar determinados objetivos en la actividad conjunta.
Es necesario comprender la diferencia entre profesor educador y profesor docente. Docente y educador no son sinónimos. Son conceptos que se complementan. El docente puede o no tener vocación de educador, puede contentarse con transmitir conocimientos. No así el educador, éste sembrará semillas que deberán fructificar a su tiempo, para convertirse en normas de vida y en caminos de libertad.
Para nadie es un secreto que el docente universitario es un especialista en su profesión pero carece de formación pedagógica. Esta generalmente es adquirida a través de la educación de postgrado y no siempre de forma sistemática por lo que es importante que la formación psicopedagógica de los docentes universitarios incluya:
– Concepción del proceso de enseñanza-aprendizaje como un proceso dialógico, participativo en el que docentes y estudiantes asumen la condición de sujetos de enseñanza y aprendizaje.
– Utilización de métodos participativos en el proceso de enseñanza-aprendizaje como vía importante para el desarrollo del carácter activo del estudiante como sujeto del aprendizaje y de la educación de sus valores.
– Una comunicación profesor-alumno centrada en el respeto mutuo, la confianza, la autenticidad en las relaciones que propicie la influencia del docente como modelo educativo en la formación de valores en sus estudiantes.
El contenido que no provoque emociones, que no estimule, que no mueva fibras afectivas, no puede considerarse un valor, porque este se instaura a nivel psicológico de dos formas: los valores formales que regulan el comportamiento del hombre ante situaciones de presión o control externos y los valores personalizados, expresión legítima y auténtica del sujeto que los asume y son, los valores que se deben fomentar en toda la sociedad.
Un estudiante universitario es creativo no porque conozca la importancia de la creatividad o las circunstancias lo obliguen a ser creativo, sino porque siente la necesidad de serlo, deviene un motivo de su actuación.
¿Cómo preparar el individuo para su inserción en la sociedad que debe enfrentar?
Las estrategias de aprendizaje operan conjuntos de funciones y recursos generadores de esquemas de acción, que se utilizan para enfrentarse de manera más eficaz y económica a situaciones globales o específicas de aprendizaje, y que facilitan la incorporación selectiva de nuevos datos, su organización y la solución de problemas de diferente índole. El conocimiento y el dominio de estas estrategias permiten al alumnado organizar y dirigir su propio proceso de aprendizaje es decir, que los lleven a “aprender a aprender 3
Para fortalecer la educación en el trabajo en la adquisición progresiva de las habilidades del pensamiento crítico por los estudiantes, los profesores deben lograr una correcta integración de los aspectos teóricos con la práctica profesional, cada vez con más frecuencia y así estimular un aprendizaje progresivo en el que la contradicción del pensamiento favorezca la solución de problemas reales y evite los potenciales. La vía lógica de obtención de conocimientos es, sin duda, la formación de los educandos en el área práctica, porque en ella desarrollarán una mayor independencia cognitiva en su formación intelectual con la guía de los profesores, que serán los responsables de estimular el conocimiento hacia la correcta solución de los problemas.4
La educación debe tener también como parte importante de sus objetivos, la estimulación del pensamiento creativo en todos los niveles de enseñanza, es decir, que además de lo lógico, existe la imaginación, la intuición, el pensamiento creativo, que son cada vez más reconocidos en el trabajo investigativo y científico en general.
Einstein planteó: “La imaginación es más importante que el saber, pues este es limitado, mientras que la imaginación lo envuelve todo en el mundo, estimula el progreso y es fuente de su evolución. Hablando con rigor la imaginación es un factor real en la investigación científica”
Una persona es creativa sobre todo en aquella actividad en la cual está motivada; por ello la motivación en el proceso docente-educativo es muy importante para lograr la estimulación del pensamiento creativo.5
Si usted se propone una clase con la óptica, que sea él propio estudiante quien construya sus conocimientos y desarrolle sus habilidades mediante la búsqueda personal orientada por el profesor contribuirá a desarrollar un aprendizaje más implicativo, y por lo tanto más atrayente y motivador. Por consiguiente, usted enseñará de forma creativa, que esta se caracteriza precisamente por ser activa, motivadora, dinámica e implicativa. 6

Entre las técnicas que se pueden emplear para desarrollar una motivación creadora por el aprendizaje, se pueden mencionar: 6
1. Dar a los estudiantes una razón para que se motiven.
2. Decir a los estudiantes qué es lo que se desea lograr.
3. Proponer a los estudiantes un grupo de objetivos de rápido cumplimiento.
4. Usar elogios verbales o escritos.
5. Utilizar las evaluaciones y calificaciones juiciosamente.
6. Incitar al suspenso, la curiosidad, el descubrimiento, la búsqueda, etc.
7. Hacer algo inesperado ocasionalmente.
8. Estimular el deseo de aprender.
9. Emplear materiales conocidos como ejemplos.
10. Emplear contextos únicos e inesperados cuando se están aplicando conceptos y principios.
11. Utilizar los estímulos y juegos.
12. Obligar a los estudiantes a emplear lo que han aprendido.
13. Minimizar cualquier consecuencia inadecuada en la que se vea involucrado el estudiante.
14. Crear un clima adecuado en el aula, y la escuela.
“Los actuales sistemas de enseñanza se enfrentan al problema de elaborar una concepción de ese proceso que, en las nuevas condiciones históricas, garantice la ampliación de la actividad creadora del hombre, organizando para ello el sistema de sus interrelaciones… que posibilite su conversión en un ente activo, creador, capaz de contribuir al desarrollo del entorno social y a su propia transformación; que a la vez que desarrolle el talento individual, garantice la formación de un alto grado de responsabilidad social…”
Descubrimientos trascendentales sobre el funcionamiento cerebral corroboran que la estimulación del pensamiento creativo no es sólo una necesidad confirmada por la experiencia científico-técnica, sino que si se quiere avanzar en el empleo integral del potencial intelectual del ser humano, hay que estimular conjuntamente esa otra forma de pensar.
Al respecto, fueron decisivos los trabajos de un grupo de investigadores dirigido por el médico norteamericano R. Sperry del Instituto Californiano de Tecnología, que fueron reconocidos con un Premio Nobel de Medicina en 1981. En ese trabajo se expone que los hemisferios cerebrales tienen funciones diferentes: el hemisferio cerebral izquierdo se comporta de forma lógica, verbal, temporal, analítica y concreta; mientras que el derecho es el encargado de las percepciones espaciales, no temporales, sintéticas, creativas. Luego usar sólo un tipo pensamiento es como usar una sola mano.
El médico maltés Edward De Bono, distingue 2 tipos de pensamientos: vertical y lateral.
El pensamiento vertical ocurre en forma lineal, y es por tanto el orden su característica principal; cada etapa debe ser justificada y no es posible aceptar pasos equivocados. El pensamiento vertical utiliza sólo la información relevante, el patrón está basado en la corrección y el proceso es analítico. Las intromisiones aleatorias no tienen cabidas, lo importante es seguir la ruta que tiene mayor posibilidad de ocurrencia mediante un proceso inflexible y finito
El pensamiento lateral o creativo, es cuando la información disponible se organiza de manera no convencional, y genera arreglos que se salen de los diseños establecidos. El pensamiento se logra mediante un proceso deliberado y generador, en el cual la información se combina de diferentes maneras, haciendo uso de penetradores que abren nuevos caminos o cambian los existentes. El pensamiento lateral puede ocurrir por saltos y considera ideas irrelevantes, es variado antes que correcto, permite explorar rutas que tienen menos posibilidades de ocurrir y facilita el uso de variedad de información. En su naturaleza es un proceso probabilístico en el cual tiene cabida el azar.
En respuesta a esta necesidad han surgido en el pensamiento pedagógico contemporáneo distintas alternativas que han intentado dar respuesta a esas exigencias y todas ellas han propuesto promover la participación del estudiante en el propio proceso de su conocimiento y su autotransformación.
Componentes del proceso de formación de competencias creativas

Aprendizaje creativo: autónomo y personalizado, donde el alumno esta fuertemente motivado y utiliza sus capacidades demostrando independencia en el descubrimiento y/o producción del conocimiento ante una situación dada, resultando un aprendizaje significativo y desarrollador.
Pensamiento creativo: proceso cognitivo que se refiere a la capacidad de alternar el pensamiento vertical con el lateral.
Clima pedagógico creativo: centrado en la relación entre el proceso cognitivo y afectivo, donde se propicie un ambiente adecuado para la libertad de pensamiento con responsabilidad, donde los estudiantes aprenden sin temores y desarrollen la imaginación

Rasgos de la creatividad tanto en lo curricular como extracurricular
– imaginación
– independencia
– motivación
– autorregulación
– fluidez
– flexibilidad
– originalidad

El proceso de formación de competencias creativas implica un cambio de concepción en la selección de métodos, formas y medios de enseñaza-aprendizaje que permitan al estudiante convertirse en protagonista de su propio aprendizaje.
El trabajo en grupo debidamente orientado estimula la auto-formación y la auto- educación de sus miembros. Proporciona las condiciones favorables para el desarrollo de valiosas características de la personalidad, de aquí la necesidad del trabajo-aprendizaje-grupal. La participación activa de los estudiantes en cada clase hace posible que el aprendizaje sea más activo, para lograrlo implica que el profesor analice el proceso de aprendizaje desde el punto de vista grupal y conozca qué técnicas contribuyen a mejorar el aprendizaje
Como respuestas pedagógicas para resolver los problemas del aprendizaje surgen nuevas propuestas que se denominan métodos y técnicas participativas. En su utilización se le concede gran importancia a la actividad que realizan los estudiantes, las tareas que se orientan y a las relaciones o interacción que se establecen en el grupo de estudiantes para asimilar los conocimientos y formar habilidades y valores
“En la base de estos métodos está la correspondencia del aprendizaje como un proceso activo de creación y recreación del conocimiento por los alumnos, mediante la solución colectiva de tareas, el intercambio y confrontación de ideas, opiniones y experiencias entre estudiantes y profesores
Los métodos o técnicas participativas (o activas) se definen como las vías, procedimientos y medios de organización y desarrollo de la actividad del estudiante, con el fin de lograr el aprovechamiento óptimo de sus posibilidades cognoscitivas y afectivas
Estos métodos y técnicas participativas son de gran importancia aunque no son la solución de los problemas. Es responsabilidad del profesor motivar a los estudiantes para que interaccionen los objetivos y sean creativos. 7
Un enfoque creativo en el desarrollo del proceso docente-educativo, donde el estudiante debe efectuar tres tipos de actividades: académica, laboral e investigativa con vistas a garantizar su formación, conducirá a la creatividad individual, a una mayor participación en los roles económicos, sociales y culturales de la sociedad y por consiguiente, a realizar una contribución más efectiva al desarrollo humano, de ahí su dimensión ética.
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS
1.- Martí J. Ideario pedagógico. La Habana: Imprenta Nacional de Cuba, 1961: 41.
2.- Martínez O´farrill LM. Pensamiento lateral y creatividad en la formación del ingeniero. Revista Pedagogía Universitaria. [Seriado en Internet] 1998 [citado 9 mayo 2009]; 3(2): [aprox. 10 p.]. Disponible en:
http://revistas.mes.edu.cu/Pedagogia- Universitaria/articulos/1998/2/189498201.pdf
3.- Franklin Santell C, Jarrosay Speck C, Serrano Durán C. Estudio de la creatividad en el proceso docente educativo del curso básico de enfermería. Rev Cubana Enfermer. [Seriado en Internet] 1999 [citado 4 mayo 2009]; 15(1): [aprox. 5 p.]. Disponible en:
http://bvs.sld.cu/revistas/enf/vol15_1_99/enf05199.htm
4.- Aguilera Serrano Y, Zubizarreta Estévez M, Castillo Mayedo JA. Estrategia para fomentar el pensamiento crítico en estudiantes de Licenciatura en Enfermería. Educ Med Sup [Seriado en Internet] 2005 [citado 4 mayo 2009]; 19 (4) [aprox. 5 p.]. Disponible en:
http://bvs.sld.cu/revistas/ems/vol19_4_05/ems05405.htm
5.- Villanueva Betancourt M, Atencio Sariol G. Estimulación del pensamiento creativo en la enseñanza de las ciencias médicas (I) Rev Cubana Educ Med Super [Seriado en Internet] 2001; [citado 7 mayo 2009]; 15(2) [aprox. 5 p.]. Disponible en:
http://www.bvs.sld.cu/revistas/ems/vol15_2_01/ems01201.htm

6.- Galván Vidal I. La creatividad y la motivación de los estudiantes. [citado 7 mayo 2009] Disponible en:
http://www.google.com.cu/search?q=La+creatividad+en+el+proceso+docente+educativo&hl=es&start=180&sa=N
7.- Portela Leiva YM, Morales Suárez IG, Morales Suárez I, Rodríguez Hernández DO, Carbonel Ferrer N. Los métodos y técnicas participativas en el proceso de enseñanza-aprendizaje desarrollador. Rev. MEDICIEGO. [Seriado en Internet] 2005; [citado 7 mayo 2009]; 11(1) [aprox. 7 p.]. Disponible en:
http://bvs.sld.cu/revistas/mciego/vol11_01_05/revisiones/r8_v11_0105.htm

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.