Cómo PISA pone al mundo en riesgo

Gerardo Barboza
27 de marzo de 2014
Publicado en: http://www.englishincostarica.org/pisarisk.html

Es absolutamente impactante y vergonzoso ver a algunas personas por lo demás racionales y bien educados (o al menos deberían serlo) en posiciones de poder creer que tres puntajes de las pruebas muestran la calidad de sus sistemas educativos, la eficacia de sus profesores, la capacidad de su estudiantes, y la futura prosperidad de la sociedad.

El título de este comentario es la traducción de “How Does PISA Put the World at Risk”, correspondiente a una serie de cinco artículos por el Dr. Yong Zhao en torno a cómo el “Programme for International Student Assessment”- PISA (Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos), “producto” de la “Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos” (OCDE), pone al mundo en riesgo. A la fecha, tres ejemplares artículos han sido publicados. 

El Dr. Zhao es Presidential Chair, Associate Dean for Global Education, College of Education, y Professor, Department of Educational Methodology, Policy, and Leadership en University of Oregon.

En el primer artículo, “Romanticizing Misery” (El romanticismo de la miseria; 9 de marzo de 2014), el Dr. Zhao señala:

“PISA… se ha convertido en una de las fuerzas más destructivas de la educación hoy en día. Crea modelos ilusorios de excelencia, idealiza la miseria, glorifica el autoritarismo educativo, y lo más grave, dirige la atención del mundo hacia el pasado en lugar de apuntar hacia el futuro”.

En “Glorifying Educational Authoritarianism” –segundo artículo- (La glorificación del autoritarismo educativo; 16 de marzo de 2014) apunta:

“Debido a que algunos sistemas educativos autoritarios parecen generar un mejor posicionamiento en PISA, se ha llegado a la conclusión de que el autoritarismo educativo, los arreglos sistémicos diseñados para hacer cumplir normas uniformes prescritas por el gobierno a todos los niños, deben ser emulados por el resto del mundo”.

El tercero de los artículos, “Creating Illusory Models of Excellence” (La creación de  modelos ilusorios de excelencia; 23 de marzo de 2014), indica:

“Es absolutamente impactante y vergonzoso ver a algunas personas por lo demás racionales y bien educados (o al menos deberían serlo) en posiciones de poder creer que tres puntajes de las pruebas muestran la calidad de sus sistemas educativos, la eficacia de sus profesores, la capacidad de su estudiantes, y la futura prosperidad de la sociedad”.

En este tercer artículo, el Dr. Zhao cita, por ejemplo, el trabajo de:

(1). “Svend Kreiner, profesor de estadística biomédica en la Universidad de Copenhague, presenta un desafío más serio a PISA. Pone en duda la idoneidad del modelo que PISA utiliza para producir las clasificaciones de los países. PISA utiliza el modelo de Rasch, un modelo psicométrico ampliamente utilizado, nombrado en honor del difunto matemático danés y estadístico Georg Rasch. Para que este modelo funcione correctamente, se deben cumplir ciertos requisitos. Pero de acuerdo con Kreiner, que estudió con Rasch y ha trabajado con su modelo de hace 40 años, la aplicación de PISA no cumple esos requisitos”.

(2). “Hay muy pocas cosas que se pueden resumir con un número y, sin embargo Pisa afirma ser capaz de capturar todo el sistema educativo de un país en tan sólo tres de ellos”, escribió el Dr. Hugh Morrison, de la Universidad Queen de Belfast en Irlanda del Norte. “No puede ser posible. Es una locura” [2]. Morrison, matemático, no cree que el modelo de Rasch se deba utilizar en absoluto. Argumenta que “en el corazón de Rasch, y otros modelos estadísticos similares, se encuentra un error matemático fundamental, insoluble que hace el ranking PISA un ranking ‘sin valor’ y significa que el programa “no va a funcionar” (Stewart, 2013). El problema de PISA, según Morrison, viola un principio central de medición procedente de los trabajos del físico Niels Bohr: La entidad medida no puede separarse del instrumento de medida”.

Contrario a lo establecido por científicos de primer orden mundial, en universidades de similar prestigio, en Costa Rica, los informes sobre el Estado de la Educación –producto del Estado de La Nación- especialmente el cuarto de éstos, persiste en “remediar” la poca utilización que se ha hecho de PISA en el país.

Los informes sobre el Estado de la Educación, que afirman son de índole científica, todavía no han (1) demostrado que la miríada de estudios científicos que señalan las serias falencias sobre PISA estén equivocados; no obstante, las señoras y señores a cargo de ese estudio, junto con sus “investigadores” y el Ministerio de Educación Pública (MEP), cuentan al país una única versión sobre el ranking de la OCDE…; (2). si se afirma que los informes sobre el Estado de la Educación son “científicos”, ¿dónde se encuentran las evaluaciones independientes de esos informes que constatan que en realidad son científicos, especialmente cuando se busca con esos informes que lo que “recomiendan” sea convertido en “política de Estado”? ¿Por qué la similitud de esos informes –hasta en su diseño gráfico- con los de progreso educativo del “Programa de Promoción de la Reforma Educativa en América Latina y el Caribe” (PREAL)? ¿Por qué los informes sobre el Estado de la Educación llevan una agenda similar en sus contenidos con los que se emiten en otros países de Latinoamérica? ¿De dónde surge el diseño de la supuesta investigación? ¿Quiénes la ordenan, quiénes la financian y cuál es su propósito –no salgan que es para mejorar la “calidad” de la Educación, donde tan siquiera han definido “calidad”? ¿Por qué los encargados en Costa Rica no se pronuncian y, en su lugar, aparecen en medios de información a medias defendiendo PISA como si fueran sus dueños…?

Son más las interrogantes que las certezas que produce no solamente PISA como tal, sino sus devotos promotores en Costa Rica en informes dizque científicos, quienes deciden sobre la educación que deben recibir sus hijas e hijos.

Los artículos y libros del Dr. Yong Zhao son de lectura completa y obligatoria, al igual que los que faltan por publicar, para todos aquellos interesados en conocer, de manera fundada, hacia dónde dirigen la Educación Pública costarricense –recuerde que muchos países del mundo han sido sometidos a PISA…