Las coacciones son reflejo del deterioro de valores éticos y filosóficos: expertos

Las coacciones son reflejo del deterioro de valores éticos y filosóficos: expertos

  • Imagen. Cortesía de <www.m-x.com.mx>

Laura Poy Solano

a Jornada/060614.

Filósofos y profesores de educación especial señalaron:

«Estamos pagando el costo de un acelerado deterioro de los valores éticos y filosóficos, frente a un modelo político, social y cultural neoliberal que privilegia toda forma de individualismo sobre lo colectivo».

Agregaron asimsimo;

«Las acciones anunciadas por el gobierno federal para combatir el ‘bullying’ en las escuelas soslaya que los niños y adolescentes están creciendo en una sociedad agresiva, racista, machista e intolerante. No se trata de resolver un problema que sólo se presente en el aula».

En entrevista por separado coincidieron;

«Prevalece un régimen productivista en el que se ha perdido el ejercicio real de muchos derechos humanos, y el Estado no asegura las condiciones para su disfrute pleno».

Agregó Guadalupe Flores Rojas, maestra de la Unidad de Servicios de Apoyo a la Educación Regular (USAER);

«A esto se suma, que en el sistema educativo nacional se carece de equipos de especialistas que puedan contender con el reto de brindar atención especializada a quienes son víctimas y victimarios del acoso escolar».

Dijo, en adición a lo anterior;

«Es una responsabilidad que se pretende que sea asumida también por los maestros, y que incluso puede representar un riesgo laboral, porque ahora será nuestra responsabilidad impulsar un modelo de convivencia que requiere atención especializada que no podemos ofrecer».

Al respecto, Enrique Enríquez Ibarra, dirigente del magisterio disidente capitalino, destacó;

«En cada USAER –responsable de dar servicios de educación especial– se cuenta con un sicólogo para cuatro escuelas. En mi zona escolar tenemos tres planteles, pero cada uno con más de 300 alumnos, es decir, hay un sicólogo por casi mil niños y adolescentes».

Explicó también;

«La función del personal de estas unidades es brindar apoyo pedagógico a los estudiantes que presentan problemas de aprendizaje y de comportamiento, pero estamos muy lejos de poder atender de forma individualizada a quienes necesiten apoyo sicológico para atender a niños que acosen o sean agredidos sistemáticamente».

Por su parte, Carmen Trueba, filósofa y catedrática de la Universidad Autónoma Metropolitana, destacó;

«Enfrentamos una sociedad en la que no se enseña el respeto por el otro y en la que subsiste una enorme discriminación hacia todo lo que es diferente. Tras la desaparición de asignaturas como la lógica, ética y la filosofía, se han perdido muchos mecanismos de tolerancia y respeto a quienes son diferentes. Se olvidó que la filosofía, sin ser una panacea, sí nos puede ayudar a construir una mejor relación escolar».

Destacó asimismo;

«El acoso entre pares es un fenómeno multifactorial que reclama una visión integral y acciones que no se limiten a medidas de castigo. Debemos recuperar los valores y principios que se tuvieron en la escuela de los años 40 y 50, donde pese a venir de una guerra mundial y de un contexto internacional de mucha violencia, logramos establecer valores y derechos básicos que hoy estamos perdiendo».

Enríquez Ibarra, quien cuenta con 30 años de servicio docente, destacó que las unidades de USAER sólo tienen un sicólogo, un terapeuta del lenguaje, y tres docentes de apoyo;

“En esas condiciones los especialistas sólo acuden una vez a la semana a cada uno de los centros escolares que les son asignados por zona escolar».

«Si detectamos a un alumnos que no avanza en su desempeño académico, el sicólogo determina si tiene un problema de aprendizaje, si es neurofisiológico o si es parte de su contexto familiar, porque pocas veces se menciona que nuestros alumnos enfrentan cada vez más entornos disfuncionales, con padres alcohólicos o que consumen droga, que son violentos en casa o que tienen problemas laborales».

Todos esos factores, agregó, impactan el proceso de aprendizaje y el comportamiento en clase:

«Pero no hay condiciones para atenderlos de forma individualizada con apoyo sicológico en casos de bullying o violencia escolar».

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

Nota mía: Respetuosamente me permití modificar levemente la estructura de la nota de Laura Poy Solano, con la exclusiva finalidad de facilitar su lectura en el formato de Odiseo. Alfredo Macías Narro.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.