Destruido el campamento de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) instalado en el Zócalo

 

Destruido el campamento de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) instalado en el Zócalo

Alejandro Cruz Flores

La Jornada/020612.

Las rachas de viento de hasta 50 kilómetros por hora, acompañadas de lluvia y tormenta eléctrica, que provocaron pequeños remolinos en la ciudad de México, dejaron un saldo de 34 personas lesionadas, de las cuales cinco tuvieron que ser hospitalizadas; 102 árboles y ocho espectaculares caídos, además de que destruyó casi en su totalidad el campamento de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) instalado en el Zócalo, aunque luego fue reinstalado.

El titular de la Secretaría de Protección Civil del Distrito Federal, Elías Miguel Moreno Brizuela, explicó que las altas temperaturas de los días pasados combinadas con la humedad que se presentó, provocó un fenómeno conocido como nubes o células convectivas, parecidas al ojo de un tornado que provocaron estragos en las zonas norte y centro de la ciudad.

Poco después de las 18 horas, casi la totalidad de las casas de campaña de los maestros de la CNTE instaladas en la Plaza de la Constitución fueron arrastradas por el viento, lo que ocasionó que 27 de los manifestantes resultaran lastimados.

La mayoría de los lesionados fueron atendidos en el lugar por paramédicos del Escuadrón de Rescate y Urgencias Médicas, Cruz Roja, así como de ambulancias privadas y sólo cuatro profesores tuvieron que ser internados en el hospital Magdalena de las Salinas, dos por fracturas, uno por golpes en la cabeza y otro más que resultó con varias raspaduras pues fue arrastrado por el viento, junto con su casa de campaña.

En total, la fuerza del viento provocó la caída de 102 árboles, ocho espectaculares y tres bardas, principalmente en zonas como Tlatelolco, Eje Central Lázaro Cárdenas, Nonoalco y el centro de las delegaciones Gustavo A. Madero y Cuauhtémoc, en algunos casos sobre vehículos o tirando cables de energía eléctrica.

Comentario: Aunque en sentido estricto esto es un fenómeno natural, la verdad de fondo es que el responsable de lo ocurrido es el dúo amafiado gobierno federal-cúpula sindical, debido a su cerrazón y soberbia autocrática que se niega sistemática y obsesivamente a escuchar y atender los reclamos de los trabajadores de la educación. 

Vaya toda mi solidaridad fraterna a ellos desde este espacio, que también es de lucha.

M. en E. Alfredo Macías Narro

Analista Educativo de la CoSDAc/SEMS.

 

Tema: 

Sección: 

Etiquetas: