Aurelio Nuño Mayer

Reformar la educación desde un estado sin principos educativos

Lev Moujahid Velázquez Barriga*

Un estado no puede ser ajeno a los principios educativos en su vida orgánica, formas de gobernar, legislar e impartir justicia, tampoco lo puede ser quien lo representa públicamente; por el contrario, los principios educativos deberían estar presentes en su constante interacción con la sociedad, en el ámbito político que lo dinamiza, en el proyecto nacional que lo orienta, en su desarrollo económico y cultural.

Cuando estos principios están ausentes, no podemos hablar de un estado educador, sino de otro corrompido, en descomposición, porque en él imperan los intereses de grupo sobre el bien común. En estas condiciones, de un estado corrompido y no educador, cualquier propuesta que se presente como opción de transformación educativa emanada desde el seno de su descomposición orgánica, no puede ser sino parte de sus mecanismos de imposición, sometimiento y de reproducción de intereses de grupo.

Sección:

Resultados ‘válidos y confiables’: INEE

Resultados ‘válidos y confiables’: INEE

  • Los datos revelan competencias y conocimientos, dice Schmelkes

 

Suscribirse a RSS - Aurelio Nuño Mayer