Las habilidades básicas en los licenciados de enfermería.

Las habilidades básicas en los licenciados de enfermería. CIENFUEGOS 2009 AUTORES: Licenciada en Enfermería. Deise Matilde Girau Rodríguez Profesora Asistente Miembro Titular de la SOCUENF CORREO: deise@gal.sld.cu Doctor en Ciencias. Blas Yoel Juanes Giraud Profesor Asistente CORREO: bjuanesg@ucf.edu.cu INSTITUCIÓN: Hospital Universitario Docente. Dr. “Gustavo Aldereguía Lima”. Cienfuegos. La enfermería es una disciplina que requiere que sus practicantes desarrollen herramientas básicas antes de encontrarse con la persona a la que le entregaran los cuidados.” Virginia Hendenson (1994). En el proceso de conceptualización del cuidado de los enfermos se encuentran la interacción, participación, afecto y ética. El acto de cuidar lleva habilidades a desarrollar al aplicar el cuidado al enfermo en función de resolver las necesidades de salud, (Brill y Gil, 1986) Los Planes y programas de estudio centran su mayor dedicación en la formación de habilidades específicas (práctica – desempeño profesional). Es por ello que la mayor parte del tiempo de la formación de los educandos en enfermería la dedican a la educación en el trabajo. Los profesionales de enfermería necesitamos conocer y mejorar la calidad de nuestros cuidados, y en este caso se carece de un proceso evaluativo y de instrumentos que nos permita evaluar las habilidades básicas y las habilidades especificas implícitas en la profesión. El personal de enfermería hoy en día, es una persona hábil a cargo de múltiples funciones complejas. Cuida al paciente y se preocupa por él, participa en el diagnóstico y tratamiento de enfermedades, protege de factores de riesgo, es asesora y maestra de salud. Es parte activa dentro del equipo multidisciplinario, es multiprofesional, actúa como vocero y defensor del paciente, por lo que sus actividades fundamentales no sólo son curar e inyectar, (Forest, 1989) A medida que se ha desarrollado la Sociedad y con ella la Ciencia y la Técnica, la enfermería también se ha transformado y es así que sus funciones han cambiado y se han ampliado desde la definición de Florence Nightingale, pues este personal no sólo se ocupa de la función curativa o asistencial, sino que además, dirige equipos, trasmite sus conocimientos a través de sus funciones docente, investiga problemas de salud e incluso hace aportes teóricos a la profesión con la intención de mejorar la calidad de los cuidados y la practica en general. El desarrollo de cuidados de enfermería lleva implícito un grupo de habilidades a desarrollar en función de las necesidades que se han de satisfacer y esto le otorga características particulares a cada habilidad. Las habilidades básicas que se expresan en la función asistencial del personal de enfermería adquieren particular importancia si tenemos en cuenta que la atención al enfermo exige mayor dedicación al componente práctico asistencial con respecto a otras funciones. En la literatura pedagógica y psicológica aparece la habilidad con diferentes acepciones, (Álvarez de Zayas, 1996) • Como la posibilidad de utilizar conocimientos esenciales para la realización exitosa de una actividad. (Necesidades profesionales), (Álvarez de Zayas, 1996). • En las definiciones referidas se destaca que la habilidad es un concepto en el cual se vinculan aspectos psicológicos y pedagógicos indisolublemente unidos. • Habilidad no es más que la destreza con que se realiza una función. Esto por señalar algunas de estas definiciones. Las habilidades tienen una estructura integrada por 3 elementos: Conocimiento especifico. Sistema operacional específico (acciones). Conocimiento y operaciones lógicas. En la atención de enfermería al paciente la habilidad práctica conforma el núcleo rector del proceso de atención y lleva implícitas un grupo habilidades básicas que deben cumplirse, teniendo en cuenta el estado de dependencia de el enfermo. En estudios realizado por el Proyecto TUNNIG Latinoamérica 2004, donde intervinieron 66 países de Europa Latinoamérica y el Caribe incluyendo Cuba, se confecciona un instrumento que fue validado por la ANECA (Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación, España). consultado enero 2007, donde quedan aprobadas las 31 habilidades básicas que deben desarrollar todo egresado universitario, este instrumento nos permitió aplicarle a un grupo 79 de licenciados en enfermería lo que representan el 64.2 % de 123 licenciados en enfermería seleccionados, los cuales después de analizar cada una de estas habilidades y evaluarle la importancia en escala de 1 a 4 puntos los (79) para un 100 % le otorgaron alto nivel de importancia a las mismas, no así en el valor que le aportaron al criterio de desarrollo de las mismas en su desempeño profesional, los cuales le otorgaron un valor medio al nivel de desarrollo, evaluado en igual escala a la de importancia. La preparación de profesionales de la salud para dar respuesta a las crecientes necesidades de salud de la población con la nueva concepción de su desarrollo y salud integral, implica la búsqueda de estrategias que aseguren la calidad en los servicios y la relevancia del impacto deseado. (Montenegro 2009). La superación permanente de los recursos humanos en enfermería es una tarea esencial para el Ministerio de Educación Superior y su consolidación es imprescindible para mejorar sustancialmente los indicadores del desarrollo del país teniendo en cuenta los cuidados que se brinden que sean de óptima calidad. (Montenegro 2009). Ello conduce a nuestros profesionales a que tengan solidez en su actuación profesional, perfeccionen sus actividades asistenciales en el logro de las habilidades docentes e investigativas y que propicien cambios cualitativos en la práctica en su desempeño profesional. La superación básica y especializada de los graduados universitarios, se caracteriza por el aprendizaje en el propio servicio, facilitando la adquisición de habilidades y destrezas y la asimilación de nuevas metodologías y tecnologías de trabajo. Por lo que entrenamiento y evaluación en servicio constituye una necesidad viable y pertinente para los profesionales de enfermería. (Montenegro 2009) Conclusiones. Resumiendo podemos decir que el desarrollo efectivo de las habilidades durante el proceso de cuidados, representa un alto encargo social dado su importancia, y repercute positivamente en la atención directa al paciente. La aplicación del instrumento comprobó el nivel de desarrollo da habilidades en el personal de enfermería, que sirve para implementar estrategias de intervención en función de solucionar las carencias que presentan los enfermeros. Bibliografías. Álvarez de Zayas, Carlos. La Universidad como institución social. Editorial Academia. La Habana. 1996. ANECA, Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (2006) España, y la Universidad de Cienfuegos (Juanes, 2008) Academia. La Habana. 1996. Brill, J y Gil, Antonio. El paciente y su cuidado. Editorial Argentina. Buenos Aires. 1986. Forest Darle. La experiencia de cuidar. England. Síntesis. 1989 Henderson V. Enfermería Teoría y Practica México 3ra Edición 1987 Vol. 1. Ediciones Científicas P. 73-76. Montenegro Arias. L. Entrenamiento para licenciados en enfermería en la atención integral al adulto mayor. FCM Cienfuegos.