Fortalezas para la educación de valores en el Nuevo Programa De Formación de Médicos Latinoamericanos.

Título: Fortalezas para la educación de valores en el Nuevo Programa De Formación de Médicos Latinoamericanos. Autores: Dr. Freddys González Iglesias. Dra. Marcia Díaz Martínez. Dr. Mario Alberto Triana Estrada. Ninguna sociedad puede existir al margen del desarrollo en los individuos que la conforman de determinados valores humanos que satisfagan las necesidades sociales de su tiempo. La concepción marxista - leninista diferencia su aspecto semántico del aspecto pragmático, es decir tiene en cuenta su función como instrumento cognoscitivo y como medio de regulación y orientación de la actividad humana, o sea las situaciones y aptitudes, valoraciones, imperativos y prohibiciones, fines y proyectos, expresados en una forma de representaciones normativas sobre el bien y el mal, la justicia, la belleza, etc. es decir ideales normas y principios de acción a las que les son característico la obligatoriedad modal (1). “El valor como fenómeno de la conciencia social orienta la actuación de los hombres, constituyen los sueños que orientan el quehacer de los mismos y son una expresión ideológica de sus intereses” (2). “… cada sujeto social, como resultado de un proceso de valoración, conforma su propio sistema subjetivo de valores que puede poseer mayor o menor grado de coincidencia con el sistema de objetivo de valores, en dependencia ante todo del nivel de coincidencia de los intereses particulares del sujeto dado con los intereses generales de la sociedad en su conjunto pero también en dependencia de las influencias educativas y culturales que ese sujeto recibe y de las normas y principios que prevalecen en la sociedad en que vive. Estos valores subjetivos o valores de la conciencia cumplen una función como reguladores internos de la actividad humana.” (3) Uno de los objetivos esenciales de nuestra enseñanza está dirigido a la formación de profesionales con un elevado compromiso social donde su saber científico no permanezca como patrimonio de su riqueza personal, sino de la riqueza de nuestra sociedad, encaminados no solo a perpetuar los mejores valores de nuestra cultura, a expresar su condición de producto social, sino ante todo su condición de activos creadores del cambio social. Desde este compromiso social se postula la formación de profesionales con un desarrollo autónomo de su personalidad, críticos, activos y reflexivos, armados de ideas justas, poseedores de una gran conciencia política y moral, proyectados no a la contemplación pasiva del mundo circundante, simples depositarios de un saber, sino como activos creadores y transformadores del entorno social, capaces de entender los procesos sociales, su lugar en ellos e insertarse en su dinámica de cambio, con elevados valores humanos, éticos, estéticos y morales. En Cuba siempre se ha tenido en cuenta el proceso de formación de valores como premisa indispensable para la construcción del socialismo y también en la formación de los futuros profesionales de la salud. El amor a la profesión, la responsabilidad, la honestidad constituyen valores esenciales reguladores de la actuación de un profesional competente. Los valores, existen en el individuo como formaciones motivacionales de la personalidad que orientan su actuación hacia la satisfacción de sus necesidades (9). Sólo cuando los valores constituyen motivos de la actuación del sujeto se convierten en verdaderos reguladores de su conducta (10). Nuestro país ha desarrollado desde los albores del triunfo revolucionario, el internacionalismo en el campo de la salud en dos vertientes fundamentales: La atención médica a poblaciones necesitadas y las acciones en materia de formación de recursos humanos para garantizar el desarrollo sostenible de la salud en otros países. A pesar de la situación mundial nuestro país se ha volcado en una transformación cualitativa del sistema de formación de médicos no solo nacionales, sino también para el resto del mundo. En el presente trabajo nos propusimos como objetivo identificar las fortalezas para la educación de valores en el Nuevo Programa De Formación de Médicos Latinoamericanos (NPFML) que en contraposición con la situación de los estudios de medicina de la región latinoamericana se caracteriza por: • Prevalencia del modelo formativo centrado en al salud, la promoción de estilos de vida saludables, la prevención, curación y rehabilitación de enfermedades y la APS. • Se desarrolla un modelo educativo que toma en cuenta los problemas y necesidades de salud en la población actuales y con proyección futura. • Prácticas de salud con una ética humanista y el altruista. • Se promueve el uso de tecnología apropiada, al acceso de toda la población. • Compromiso directo que permite la necesaria relación armónica de los esfuerzos de las instituciones formadoras y las que prestan servicios de salud en el empeño de la capacitación eficiente de los recursos humanos. • La dinámica pedagógica desarrollada descansa en métodos activos de enseñanza, centrada en el alumno. • Se establece como estrategia docente la interrelación entre la orientación de la actividad, la consolidación de los conocimientos y habilidades y la evaluación de los resultados del aprendizaje. • El profesor principal responsable de la formación de este médico es el especialista de Medicina General Integral y responde integralmente por la formación en ciencias básicas y para el trabajo clínico, social y comunitario, con la participación de otros profesionales que se desempeñen en los centros del Sistema Nacional de Salud. • En el Reglamento Docente-Metodológico se establece que la evaluación en las asignaturas se realiza de forma integral otorgádose el 50 % del valor a los objetivos educativos y el otro 50 % a los objetivos instructivos. • El Reglamento Disciplinario establece los deberes y derechos de los estudiantes del Nuevo Programa de Formación de Médicos, que son los mismos de los estudiantes cubanos y consecuentemente su deber fundamental es estudiar y alcanzar rendimientos satisfactorios. También establece las faltas disciplinarias, clasificándolas en muy graves, graves y menos grave y se establecen las sanciones acorde a estas teniendo en cuanta además los atenuantes y agravantes (17). Tuvimos la oportunidad de trabajar en el segundo policlínico-facultad “Federico Fernández Cavada” inaugurado en el polo Horquita, provincia Cienfuegos. Esta institución además de las transformaciones estructurales, se dotó de los más modernos equipos para la labor educativa (computadoras, TV, DVD, Interviú, emisora local de TV y otras). Cuenta con una plantilla fija de trabajadores y los profesores procedentes de misiones internacionalistas en diversos países. Durante el tiempo transcurrido en esa institución nos dimos cuentas de que el programa contaba con un grupo de fortalezas importantes para salir airoso de la prueba que representa el regreso de estos estudiantes al medio hostil del que provienen. El ingreso de jóvenes de distintos países, en nuestro caso de Perú, Guatemala, Colombia, Bolivia y Venezuela. La inmensa mayoría procedente de liceos (72.4 %), de procedencia social obrera (52.8 %), con una solvencia económica regular (56.5 %). En ellos prima el deseo de estudiar y es posible lograr que en seis años de carrera en Cuba, puedan incorporar un sistema de valores propios modificando los que con anterioridad se habían establecido en sus respectivos países de procedencia, con los vivenciados en sus seis años de formación en Cuba. Para un profesional de la salud no sólo es importante recibir una educación rica en valores que coadyuve al fortalecimiento de su formación humanista, sino también comprender en su totalidad el proceso de la valoración que subyace en la relación profesional de la salud-paciente (18). El claustro de profesores es seleccionado de las misiones internacionalistas que realizan en distintos países, que después de una preparación científica y pedagógica previa se dedican de forma exclusiva a la tarea docente – asistencial relacionada con este programa, garantizan la continuidad y calidad del proceso de educación de valores. En esta etapa contamos con 22 profesores, la mayoría con menos de 41 años (86.3 %) , el 36.4 % tenía experiencia en misiones anteriores, con una estancia entre 2 y 3 años en Venezuela, todos comprometidos políticamente con la línea de la Revolución cubana, la mayoría mostró unidad, disposición al sacrificio, interés en la autopreparación y consagración a la actividad pedagógica. Estos elementos indiscutiblemente positivos y ser además portadores de valores afianzados durante toda su vida (transcurrida después de 1959), hacen que constituyan un modelo ideal a seguir por los educandos, pues de todo el colectivo de la escuela, son ellos los que durante mayor tiempo y con más peso constituyen paradigmas a seguir por estos. La experiencia del profesor desempeña un papel muy importante (19), de esta forma constituyen una parte del conjunto de recursos humanos educacionales que representan para el estudiante quienes más le facilitan el "aprender a aprender"(20). Además entre las múltiples funciones de la actividad tutelar, se destaca la importancia de la función pedagógica para el cumplimiento de los objetivos fundamentales de la enseñanza, en un proceso dirigido a la transformación que se aspire a alcanzar en los estudiantes y que comprende no solo la instrucción sino también la educación. (20) Basado en lo anteriormente expuesto llegamos a las conclusiones de que: 1. La educación de valores en el NPFML constituye un importante pilar para el logro de su objetivo estratégico: La formación en Cuba de un nuevo profesional de la salud dotado de los conocimientos científicos y los valores humanos necesarios para producir un cambio radical en la situación de salud de sus países de origen. 2. En su consecución es imprescindible tener en cuenta un grupo de fortalezas nuevas, propiciadas por su concepción misma, que deben utilizarse combinadas para conseguir una educación en valores acorde a los que en sus países deben promover, destacándose entre estas: • Permanencia prolongada del estudiantado en nuestro país, en contacto directo con nuestra población y sus valores humanos colectivos forjados por la Revolución Socialista. • Posibilidades de trabajo grupal como medio fundamental de perfeccionamiento y modelamiento progresivo de sus principios, capacidades de análisis y decisiones responsables que permitan afianzar los valores necesitados. • Profesores con dedicación exclusiva docente-asistencial al nuevo programa. • Instituciones estructuralmente con condiciones, dotadas con los recursos materiales y humanos necesarios para el desarrollo armónico de la personalidad y la educación en los mejores valores humanos universales. .REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS 1. Lecciones de Filosofía Marxista-Leninista L. T II p. 46-49. 2. Pérez Sánchez A, Martín Linares X. Educación en valores en el profesional de ciencias médicas. Rev. Cubana de Salud Pública. 2003; 29(1): 65-72. ISSN 0864- 3466. 3. Fabelo Corzo JR. La crisis de valores. Conocimiento, causas y estrategias de superación. En: La formación de valores en la nueva generación: una campaña de espiritualidad y conciencia. La Habana: Editorial de Ciencias Sociales; 1996. p. 6-9. 4. A.M. Korchunov. Reflejo, actividad, conocimiento. Editorial Politizdat. Moscú, 1979. p.152. 5. Fabelo Corzo, J.R. Práctica, conocimiento y valoración. Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1989. p.19-20. 6. Educación en valores en el profesional de Ciencias Médicas. América M. Pérez Sánchez Xiomara Martín Linares. Rev Cubana Salud Pública 2003; 29(1):65-72. 7.Mijalvo Mitrany V, Kraftchenko B, González Maura V, Castellanos Noda A, Viña Pérez G, Rojas Rodríguez. A. La educación de valores en el contexto universitario. La Habana: Félix Varela; 2001. 8. González F. La personalidad, su educación y desarrollo. La Habana: Editorial Ciencias Sociales, 1985:21-88. 9. Un análisis psicológico de los valores. Su lugar e importancia en el mundo subjetivo. En: La formación de valores en las nuevas generaciones. Una campaña de espontaneidad y conciencia. La Habana: Editorial Ciencias Sociales, 1996. 10. Fabelo JR. La crisis de valores como conocimientos. Causas y estrategias de superación. En: La formación de valores en las nuevas generaciones. Una campaña de espontaneidad y conciencia. La Habana: Editorial Ciencias Sociales,1996:31-55. 11. González V. Motivación profesional y personalidad. Universidad de Sucre;1994. 12. Cuba MES. Universalización. Información. [Fecha de acceso: 20 de Diciembre de 2006] URL disponible en http://www.mes.edu.cu/univer.asp 13. Álvarez J. De la Osa José A. Caracterización de los estudios de Medicina en Cuba. Recorrido histórico. En “Apuntes sobre salud y ciencia en Cuba. Senderos en el corazón de América”. Pag 83-107. 14. Conferencia regional sobre política y estrategias para la transformación de la Educación Superior en América Latina y El Caribe. Conferencia Inaugural /MES, CRESAL, UNESCO.La Habana .1996. 15. Conferencia regional sobre política y estrategias para la transformación de la Educación Superior en América Latina y El Caribe. Informe Final y Declaración sobre la Educación Superior en América Latina y El Caribe. /MES, CRESAL, UNESCO.La Habana .1996. 16. Álvarez Sintes R et al. Temas de Medicina General Integral. La Habana. Editorial Ciencias Médicas. 2001. 2v, XXX, 378 p: iL.-pp. VII. 17. Reglamento Disciplinario. Nuevo Programa de Formación de Médicos 18. Castellanos, A. V. y otros (2000). Estrategia docente para contribuir a la educación de valores en estudiantes universitarios: su concepción e instrumentación en el proceso docente. En “La educación de valores en el contexto universitario. Capítulo IV. CEPES. La Habana, 2000. 19. Venturelli J. Educación médica. Nuevos enfoques, metas y métodos. Organización Panamericana de la Salud. Salud y Sociedad No. 8. Washington DC: Edit Paltex; 2003 p.20-91. 20. Arteaga CR, Díaz Pita G, Padrón Novales C. La enseñanza tutelar en la Residencia de Medicina General Integral. Educ Méd Super 2001;15(3):215-8