Maestros no pueden ser culpados de lo que el Estado no es capaz de detener

  • Mientras las políticas económicas empobrecen cada vez más a la población,
  • Las políticas educativas ignoran experiencias académicas y pedagógicas de los maestros
  • No se puede acusar a los maestros como causantes del llamado bullying

(N. de los E. Llegó a nuestro correo electrónico la siguiente carta firmada por trabajadores de la educación adscritos a la secundaria diurna número 80 “Doctor Martín Luther King”. En ella exponen su rechazo a la campaña mediática que existe contra los trabajadores de la educación y que es apoyada por organizaciones como Mexicanos Primero.
Identifican las causas de los problemas educativos en políticas económicas que no han hecho mas que empobrecer a la población y a erráticas políticas educativas elaboradas desde escritorios y sin contacto con la realidad, lo que ha llevado a la contradicción de que se hacen transformaciones sin contar para nada con la experiencia acumulada de los docentes.)

México D. F., a 5 de junio de 2014.     
DR. RAÚL PLASCENCIA VILLANUEVA     
TITULAR DE LA COMISIÓN NACIONAL DE LOS DERECHOS HUMANOS      
P R E S E N TE     

 

Por medio de la presente los Trabajadores de la Educación y particularmente el personal docente adscrito a la Escuela Secundaria Diurna No. 80 “Doctor Martín Luther King”, dependiente de la Secretaría de Educación Pública, con domicilio en Calle Eleuterio Méndez # 53 Col. San Simón Ticumac delegación Benito Juárez, le manifestamos:          
 

1.- Nuestro rechazo y nuestra más enérgica inconformidad a la “campaña mediática de denostación, descalificación, satanización y linchamiento” a nuestra cotidiana labor educativa, la que ha sido orquestada en contra nuestra por parte de Televisa, T V Azteca entre otras televisoras, algunos medios radiofónicos, escritos y electrónicos; así como, por diferentes organizaciones entre las que destacan “Mexicanos Primero” y, de la que en los recientes años de manera sistemática y virulenta los maestros de México hemos sido víctimas, desde el momento en que se nos responsabiliza ante la sociedad nacional y extranjera de ser los causantes y culpables de: los bajos resultados académicos que obtienen los estudiantes en los “exámenes estandarizados” (ENLACE, PISA, EXCALE etc.) nacionales e internacionales; de todas las problemáticas sociales, familiares, económicas, alimentarias, de salud fisiológica, de falta de oportunidades, de inequidad, de discriminación, de marginación, de injusticia y miseria que padecen a diario los niños y jóvenes estudiantes mexicanos. También, en los recientes meses se nos ha acusado de flojos, y sin preparación académica y ética; además, de ganar salarios superiores a los que gana el Presidente de la República, así como el de ser los causantes del comportamiento amoral de niños y jóvenes en los centros escolares y otros espacios a los que éstos asisten y que los lleva a realizar prácticas de violencia física, verbal y psicológica directa o indirecta y con el uso también de las redes sociales, conocidas como “BULLYING y CYBERBULLYING”.       

 
2.- Consideramos que los bajos resultados académicos que dicen las autoridades educativas obtienen los niños y jóvenes en los “exámenes” (ENLACE, PISA, EXCALE etc.) nacionales e internacionales, obedecen a que estos se diseñan “NO” atendiendo principalmente las condiciones sociales, políticas, económicas, lingüísticas, culturales, geográficas en las que viven y se desarrollan nuestros estudiantes en todo el país, y “NO” a nuestro desempeño laboral que a pesar de que lo realizamos con enormes carencias económicas, humanas, materiales, de equipos, y de infraestructura, lo hacemos con compromiso, dedicación y profesionalismo, prueba de ello es que, el Sistema Educativo Nacional opera atendiendo a más de veinte millones de niños y jóvenes estudiantes todos los días. También es necesario precisar que los “Planes y Programas de Estudio” y el “Modelo Educativo” que se desarrolla en todas las aulas escolares a lo largo y ancho de todo el territorio mexicano, se elaboran en los escritorios de los funcionarios – burócratas encargados de la política educativa de nuestro país; es decir, no se consulta ni se consideran las grandes experiencias académicas y pedagógicas de los Trabajadores de la Educación.


3.- Aseguramos que los problemas que padecen la mayoría de nuestros niños y jóvenes estudiantes, y que anteriormente señalamos, son el producto de entre otras muchas cosas más: de las impopulares políticas económicas y sociales que desde hace ya varios sexenios los gobiernos federal y estatales vienen aplicando, generando con ello miseria, falta de empleos, salarios insuficientes, falta de escuelas, falta de presupuesto para la educación pública, los sistemas de salud, los sistemas de pensiones, desigualdad, inequidad; del tráfico de influencias, el nepotismo, la complicidad, la corrupción y la impunidad en el tratamiento de infinidad de delitos (robos a las arcas de la nación, robo de los recursos naturales, secuestros, femenicidios, narcotráfico, etc.) que a diario se cometen en contra de la población, y que por supuesto, “NO” son resueltos en apego a la justicia.    


4.- En el caso particular del fomento y agudización de la práctica del “BULLYING” (acoso escolar) en las algunas escuelas del país, afirmamos que los factores que inciden principalmente en el desarrollo de estas perniciosas conductas sociales son:     
a).- La gran cantidad de programas que diariamente y a cualquier hora exhiben algunas televisoras y medios masivos de comunicación con un elevado contenido de violencia visual, verbal, física y psicológica que sin duda favorecen el impulso y reproducción de estas lesivas conductas amorales entre niños y jóvenes.       
b).- La carencia de programas verdaderamente educativos en los medios masivos de comunicación y en las escuelas que promuevan la formación y práctica irrestricta de los valores éticos y humanistas que sean capaces de sembrar en la mente de la población el respeto a la vida y a la salud emocional y física de todas las personas sin que deba importar el género, la condición física, económica, social, raza, religión, edad, la preferencia sexual etc.           
c).- La insuficiente o nula formación académica y psicológica que posee un numeroso sector de padres de familia, es un factor que “NO” permite educar adecuadamente a los hijos, situación que limita la posibilidad de lograr enraizar en la mente de los niños y jóvenes la cultura y práctica del respeto, tolerancia y solidaridad por los demás.         
d).- La desintegración familiar y el abandono involuntario de los hijos por parte de los padres durante muchas horas por tener la penosa necesidad de trabajar tiempos adicionales para conseguir el más elemental sustento familiar, la comida.           
e).- El alcoholismo, la drogadicción, la miseria, la inequidad y la marginación social, son el caldo de cultivo que fomentan y desarrollan las antisociales y peligrosas conductas y prácticas del acoso, la violencia física, verbal y psicológica.    
 

5.-Los maestros también formamos parte de esta sociedad, en donde sin duda, nuestras familias se han visto lesionadas por la descalificación de que hemos sido victimas. Además, los maestros nos encontramos inmersos en una situación laboral deprimente, amenazante, sin perspectivas (terrorismo laboral) y con la inminente posibilidad de que la consigna de la política educativa (Reforma constitucional a los artículos 3° y 73°) de violentar los derechos laborales y sociales caiga con todo su peso sobre los que laboramos en el Sistema Educativo Nacional. 

 

Por todo lo anteriormente señalado y haciendo uso de nuestro derecho constitucional de acudir a las instancias de procuración de justicia, le decimos que “NO” aceptamos ni aceptaremos se nos acuse de ser los causantes de todo lo que nos imputan algunas televisoras (TELEVISA y TV AZTECA principalmente), radiodifusoras, medios electrónicos, escritos y organizaciones (entre las que destacan, LA ASOCIACIÓN NACIONAL DE PADRES DE FAMILIA y ‘MEXICANOS PRIMERO’); ya que sostenemos categóricamente que los males que aquejan a nuestros niños y jóvenes y a la educación pública, tienen su origen primordialmente en los elementos que anteriormente hemos descrito; por lo que, como titular de la CNDH le demandamos su intervención a fin de que se “exija” a quien corresponda, se “detenga en lo inmediato y en lo futuro” toda campaña de denostación, descalificación, satanización y linchamiento social a nuestra complicada y poco reconocida labor educativa, campaña que “repudiamos y rechazamos” categóricamente, en virtud de que está encaminada a violentar y denigrar nuestra integridad profesional y moral, y a poner en tela de juicio nuestro quehacer académico y formativo que día con día llevamos a cabo en nuestros centros de trabajo, situación que por demás afirmamos, “viola flagrantemente” nuestros derechos humanos más elementales.          
P. D. Esperaríamos de la Secretaría de Educación Pública y del Gobierno Federal y Estatal, que antes de hacer leyes, reglamentos, recomendaciones y convertir a las escuelas en Centros de Readaptación Social, primero deben atacar y destruir las bases que originan y dan sustento a las dañinas conductas antisociales que desarrollan los niños y jóvenes en los centros educativos.
ATENTAMENTE
TRABAJADORES DE LA EDUCACIÓN ADSCRITOS A LA SECUNDARIA DIURNA NÚMERO 80 “DOCTOR MARTÍN LUTHER KING”