Presencia de modelos y teorías del aprendizaje en las prácticas educativas actuales



Maria Victoria González Clavero

Resumen: La multiplicidad de criterios acerca de cómo comprender los procesos de enseñanza y aprendizaje constituye uno de los rasgos actuales de la educación en sus diferentes niveles. Pese a la asunción de los preceptos de determina teoría, escuela, corriente o modelo es perceptible la aplicación de principios heterogéneos durante la clase. De ahí que el presente trabajo posea como propósito esencial: Identificar el empleo de los diferentes modelos y teorías del aprendizaje durante las prácticas educativas actuales. Se analizan el Conexionismo, el Conductismo, el Humanismo y el Enfoque Histórico Cultural. En particular se hará referencia a la Educación Superior; lo que no implica que algunos de los resultados expuestos aquí resulten comunes para otros niveles de enseñanza.

Palabras Claves: Conexionismo, Conductismo, Humanismo, Enfoque Histórico Cultural, aprendizaje.

 

Introducción:

La inexistencia de un criterio aunado acerca de cómo comprender los procesos de enseñanza y aprendizaje deviene una de las tendencias actuales de la educación en sus diferentes niveles.

Históricamente, las formas de propiciar y obtener conocimientos han asumido los rasgos de cada contexto, además de los aportes científicos intencionados a la optimización de un intercambio vital para el hombre: la educación. Contribuciones de la Psicología, la Sociología, la Filosofía, la Medicina y otras áreas del saber coadyuvaron al enriquecimiento de la Pedagogía mediante nociones, teorías que guían y pautan las formas de enseñar y aprender.

A la actualidad han trascendido tanto la diversidad de concepciones como sus aplicaciones prácticas —susceptibles en muchos casos a la subjetividad—, de ahí que al tomar el aula como laboratorio puede corroborarse que los profesores unas veces de manera consciente y otras por espontaneidad o desconocimiento emplean indistintamente preceptos del Conductismo, Cognitivismo, Humanismo y del Enfoque Histórico Cultural.

Más allá de valorar los efectos de estas experiencias, el objetivo general del presente artículo consiste en: Identificar el empleo de los diferentes modelos y teorías del aprendizaje durante las prácticas educativas actuales en el nivel universitario. Sin embargo; se reconoce que la fusión de diferentes presupuestos es positiva siempre que propicie modos más efectivos para la apropiación del conocimiento mediante la Didáctica, una preparación y adecuado desempeño por parte del profesor, y en definitiva la formación de un profesional acorde a las necesidades de su tiempo y de la sociedad.

La clase: escenario de modelos y teorías de enseñanza-aprendizaje

Dentro del sistema de la carrera, es la clase el componente que permite comprobar en mayor medida la presencia de los modelos y teorías de enseñanza y aprendizaje al posibilitar el intercambio entre profesor y estudiantes. Durante una misma sesión, de acuerdo con lo planificado, los alumnos reciben diferentes materias y por tanto la influencia de los estilos de enseñanza de sus distintos profesores. De ello depende, en gran medida, la asimilación de los contenidos y el cumplimiento de los objetivos de la clase en cada sujeto. ¿Cómo se aplican los diferentes modelos y teorías del aprendizaje durante la clase?

El Conductismo Clásico, centrado en la conducta, estableció el esquema estímulo-respuesta donde el organismo responde ante la persuasión del ambiente. Por tanto, el aprendizaje sólo es perceptible a partir de las reacciones, conductas del sujeto. Las limitaciones se centran en la perspectiva mecanicista y pasiva del hombre, lo que lo convierte en objeto de manipulaciones. El modelo es denominado de “caja negra” al obviar la subjetividad, la conciencia. Pero algunas ideas del Conductismo Clásico, del Conductismo Propositivo, del Condicionamiento Operante y del Conductismo Social se aplican en la actualidad de la siguiente manera:

El Conductismo Propositivo, según Corral (2003) elaboró el concepto de mapa cognitivo empleado en la contemporaneidad. Mientras que el Condicionamiento Operante de Skinner devino basamento de la tecnología educativa; “los programas de refuerzo, la enseñanza programada, las máquinas de enseñar, los programas de economía de fichas en el aula, el análisis de tareas, los programas de modificación de conducta ... son aplicaciones directas de los principios de Skinner a la regulación de la enseñanza.” (Pérez, s/f). Cotidianamente el Conductismo y el Neoconductismo se evidencian en la clase cuando:

1) Existe reforzamiento sobre determinado contenido que se considera esencial.

  • Puede reforzar el profesor al ejercitar el contenido.
  • El reforzamiento también se manifiesta cuando un estudiante participa oralmente en la actividad, el resto alumnado escucha y luego se debaten colectivamente los logros y deficiencias de la exposición de ese estudiante.
  • Los medios de enseñanza también contribuyen al reforzamiento al posibilitar la observación, la demostración.
  • La tarea docente en muchos casos, además de contribuir al cumplimiento del objetivo general de la clase, sirve para reforzar los elementos más significativos de esta.

2) El ambiente influye en la respuesta del estudiante. A veces los estudiantes transmiten aquello que consideran a tono con los criterios de sus compañeros y del profesor; mientras se limitan a mencionar o callan lo que consideran discordante para el auditorio.

3) Hay presencia en cierta medida del conductismo social de Bandura, sobre todo en lo relacionado con la imitación: los estudiantes comienzan a imitar en sus respuestas el estilo de los profesores que más admiran por la manera en que se conducen, se expresan y por el prestigio que poseen. Imitan a veces la conducta del compañero o los compañeros más inteligentes del grupo; a respetados profesionales que ejercen la carrera que ellos estudian. Pueden incluso entremezclar varios estilos (de acuerdo a atracción, complejidad y recompensa) hasta formarse un estilo propio.

4) Es posible para el profesor predecir y corregir determinadas conductas en los estudiantes según su conocimiento de las peculiaridades de los mismos y el modo en que haya impartido las clases precedentes.

5) El profesor evalúa, controla hasta cierto punto. [1]

Aquí está presente el método de la observación por parte del profesor, en muchos casos la conducta de los estudiantes puede indicarle en qué medida se desarrolla el aprendizaje. Sin embargo, vale desatacar que el alumno no es un sujeto pasivo y que como se indicó con anterioridad algunos procesos formulados por el Conductismo no se producen de esa manera tan ideal y manifiesta.

El Cognitivismo, en cambio, aportó el aprendizaje por descubrimiento de Bruner; el aprendizaje significativo de Ausubel; los conceptos de adaptación, equilibrio, asimilación, acomodación de Piaget. Propone el tránsito de la visión pasiva del aprendiz, a una perspectiva donde el rol del sujeto es más activo. Aunque una de sus carencias consiste en no considerar el aprendizaje como práctica esencialmente social. En las clases el Cognitivismo puede manifestarse cuando:

1) Se desarrolla cierta autonomía intelectual en los alumnos.
Puede realizarse mediante la orientación de actividades que exijan y estimulen la creatividad por parte de los estudiantes.

2) El profesor facilita en la clase la interacción con el objeto del conocimiento.

En tanto el Humanismo, supone el respeto a la subjetividad humana. El papel del sujeto que aprende también resulta activo lo que le permite la toma de decisiones y solución de problemas; por lo que la autovaloración —sobre todo si es positiva— reviste gran importancia para el aprendiz. Sin embargo, Ortiz (1996) apunta que el Humanismo tiene una concepción individualista de la enseñanza y no considera las peculiaridades y tendencias de la personalidad. Algunas de sus manifestaciones más frecuentes dentro del aula resultan las siguientes:

1) Cuando se establece un debate, los estudiantes podrán coincidir o no con el compañero que expone determinadas ideas; pero se debe propiciar un clima de empatía y aceptación del otro que permita entender el porqué de la postura adoptada, sin que ello limite las críticas a las deficiencias. Esto debe aplicarse tanto al intercambio estudiante-estudiante, como profesor-estudiante.

2) Se estimulan las potencialidades de los estudiantes durante el desarrollo de la actividad.

3) Debe primar la comunicación como proceso de influencia. Comunicación alumno-profesor y la que se establece entre los estudiantes.

4) Enseñanza centrada en el alumno.

5) Al pedirle a los estudiantes que ofrezcan sus criterios sobre una actividad realizada por ellos mismos, un compañero o algún autor, se presencia la capacidad de evaluar y balancear acciones por parte del hombre. Se produce una valoración individual que también es significativa.

6) Cuando se ofrece al estudiante la posibilidad de elegir un tema para el desarrollo de determinada actividad, de tomar una determinación y no existen imposiciones, se concuerda con uno de los postulados del Humanismo que plantea: brindarle posibilidades y libertades al hombre para que decida.

No obstante, el sentido de cualquier actividad docente rompe de cierto modo con el Humanismo mediante la “idea capital de que todo ser humano tiene la capacidad potencial de “encontrarse” y encontrar la solución a sus problemas, por sí mismo y sin acatar la decisión de otros, por muy benevolentes que puedan ser. De esta forma asume la libertad de elección como una característica fundacional del ser humano, que se revela como existencia, como ser en su devenir.” (Corral: 2003)

Lo que se pretende precisamente es que el alumno considere las deficiencias que le plantean el profesor y el resto de los estudiantes, para luego tomar en cuenta estos planteamientos y desarrollar correctamente su trabajo. Tanta posibilidad de elección podría conducir a que el alumno opte por dejar en su trabajo errores, que a tono con su valoración personal contempla como aspectos positivos y, por tanto, ello iría en detrimento de la calidad de su quehacer.

El Enfoque Histórico-Cultural consta de conceptos claves para comprender el proceso de aprendizaje como la Ley Genética del Desarrollo, Mediación, Situación Social de Desarrollo, Zona de Desarrollo Próximo (ZDP). La relación entre la enseñanza, el aprendizaje y el desarrollo es estrecha si se considera que mediante la enseñanza el aprendiz se apropia de la cultura, la buena enseñanza es la que se adelanta al desarrollo; mientras el aprendizaje alienta y tira del desarrollo. El Enfoque Histórico Cultural propicia, por tanto, el autodesarrollo y la autonomía en el aprendizaje. Durante la clase algunos indicadores que denotan su presencia son:

1) El profesor dirige la actividad y el alumno es considerado un sujeto activo.

2) Se dan procesos de trabajo cooperativo e interacción social. Mediación de las relaciones humanas. Los estudiantes intercambian, el profesor dirige; se emiten criterios que posibilitan el aprendizaje durante la clase.

3) Funcionamiento de la Ley Genética del Desarrollo, tránsito de las funciones de lo intrapsicológico a lo interpsicológico. Lo que sucede en determinado momento a escala social transita hacia lo individual. Por eso, en la clase se deben compartir opiniones, criterios, experiencias.

4) Presencia de la interiorización, mediatización semiótica, uso de los signos, pues constituyen instrumentos del pensamiento y de la comunicación. En la clase el uso del lenguaje es vital.

5) Presencia de la Zona de Desarrollo Próximo como distancia que media entre el nivel real de desarrollo y el nivel de desarrollo potencial.

  • Aunque en la clase hay una fuerte presencia del desarrollo potencial, se arriba también paulatinamente al nivel real de desarrollo, los estudiantes, logran de manera más independiente la realización de actividades no realizadas por ellos anteriormente. Cabe destacar que ese nivel real de desarrollo se irá alcanzando poco a poco, incluso en espacios que escapan a la clase y aparecerán otros niveles, lo que evidencia el dinamismo de este proceso.
  • Se estructuran situaciones y roles, se regula la ayuda. Estas ayudas pueden producirse al volver el profesor sobre lo ya tratado, preguntar dudas, recapitular; el estudiante en la clase también puede pedir estas ayudas para comprender mejor.
  • La ZDP es compartida entre profesor y alumno, lo que determina que el estudiante aprenda con el profesor.
  • Transferencia gradual de la responsabilidad según la apropiación.


6) Relación entre los procesos de enseñanza, aprendizaje y desarrollo.

7) La enseñanza de calidad tiene que tirar del desarrollo.

8) Como parte de la participación guiada, intervienen procesos donde el profesor organiza y estimula la actividad de manera que sea accesible para el alumno y estructura la participación de forma dinámica según el contexto. El profesor debe bajar, regular la comunicación.

Consideraciones finales:

Como se ha evidenciado, en las actuales prácticas educativas coexisten los postulados del Conductismo, Cognitivismo, Humanismo y del Enfoque Histórico Cultural, así como de otras corrientes no analizadas aquí. Aunque en ocasiones se entremezclan de manera espontánea, es posible durante la preparación de la clase intencionar su empleo acorde a las demandas de las actividades y al objetivo general.

Incluso para quienes se afilian a algunos de los modelos y teorías, es prácticamente imposible la no utilización de preceptos disímiles. Las corrientes, que durante años han intentado explicar y optimizar el proceso de enseñanza-aprendizaje, se revitalizan con el paso del tiempo, adoptan las demandas del contexto y su presencia en la actualidad es sin duda, una señal de trascendencia.

Nota:

1. Debe recordarse que una clase no siempre basta para evaluar a un estudiante, en ocasiones la evaluación se efectúa a plazos más lejanos, que escapan a veces hasta de la formación universitaria, se verifican los resultados con el paso de los años y con el desempeño profesional.

Bibliografía:

Hernández, A. (2009). Una visión contemporánea del proceso de enseñanza aprendizaje. La Habana: Editorial Universitaria.

Corral, R. (2003). Historia de la Psicología. Apuntes para un libro de texto. La Habana: Editorial Pueblo y Educación.

Ortiz, E. (1996). Concepciones teóricas y metodológicas sobre el aprendizaje.

Patiño, L. (2007). Aportes del Enfoque Histórico Cultural para la enseñanza. Educación y educadores, 10.

Pérez, Á. (s/f). Los procesos de enseñanza aprendizaje: análisis didáctico de las principales teorías del aprendizaje.

Sanz, T., & Rodríguez, M. E. (2009). El enfoque Histórico Cultural: Su contribución a una concepción pedagógica contemporánea Tendencias pedagógicas en la realidad actual. La Habana: Editorial Universitaria.

Segura, M. E., González, D., González, M. E., & Álvarez, M. I. (2005). Teorías psicológicas y su influencia en la educación La Habana: Editorial Pueblo y Educación.

Silvestre, M. (2000). Concepción didáctica del proceso de enseñanza aprendizaje. Enseñanza y aprendizaje desarrollador. La Habana.

Valera, O. (2008). Las corrientes de la Psicología contemporánea. La Habana: Editorial Pueblo y Educación.

Comentarios

estoy buscando informacion sobre el conexionismo

Muy bueno